Caja de Clavos, última entrega

DÍA 6

Cómo os echaba de menos. Yo, que haciendo monólogos recorro a solas con mi coche media España, cuando encuentro un grupo de personas con las que se trabaja a gusto, me quiero quedar a vivir con ellas. Ahora las sesiones que me quedan son mucho más confortables, por número y por clima. En este domingo, tengo dos secuencias. La calle Madrid de Ciudad Rodrigo está cortada para la ocasión, con una temperatura primaveral y con un trabajo estupendo por parte del equipo de arte, no falta un detalle, hasta en las paredes te sorprenden pequeños folletos pegados con lemas como “Vive la France”. Las compañeras de producción hacen guardia apostadas a cada extremo de la calle para que nadie pase, hay gente que lo acepta con amabilidad y otra que no tanto. Ciudad Rodrigo es una preciosa villa turística de la que nos hemos apropiado para convertirla en un plató.

Hoy trabajo con nuevos actores, como el que hace de panadero, un tipo de esos que sabes que es buena gente según te lo presentan. Suzette es una actriz que sin pretenderlo se come la cámara y una compañera que hace agradable cada segundo que compartes con ella, viene con un esguince de grado dos recién sacado del horno, así que le toca grabar en playeros y con las cintas rosas que le ha puesto su osteópata; los de fotografía ya se encargan del resto. La actriz que interpreta a Wanda, de la que mi personaje está colado, lo cual no es muy difícil de conseguir ante tanta belleza, no sólo es guapa, a pesar de su juventud muestra un empaque y saber hacer un papel digno de actriz veterana. M. Michel, gran actor que ya conocía de Contracorriente, que hace pareja con M. Mimile, un auténtico gentlemen, de joven quiero ser cómo él.

Y vuelvo a repetir con mi compi Sor Helena, que ahí sigue, pasan los días y no hay trampa ni cartón, su compañerismo y humildad no eran una pose, cada segundo a su lado es un master en audiovisual. Sor Cecilia, siempre tan silenciosa, eficaz y talentosa. Roger, le queda el personaje cómo un guante, de esos fulanos que sabes que si fueras de su barrio serías amigo suyo. Y mi querido Othon, qué bien para la película que él asuma la responsabilidad de un personaje así, y que justo un premio tal para alguien que ha dejado tantos jirones del pellejo en esta profesión.

Al acabar y después de tomar una cerveza en una terraza de la imponente y mágica plaza mirobrigense, voy a alojarme al hotel. No es la misma habitación, el monomando está bien puesto y me da mucha pena no volver a quemarme el bigote. Aprovecho para saludar a las compañeras de recepción, sé que al menos una de ellas es lectora de estos diarios de rodaje. Y nada, cómo mañana es lunes y la gente descansa, se avecina otra noche de Álamo, cervezas y futbolín. Os dejo, que el Oficial Intérprete ya está mandando whatsapp´s.

DÍA 7

Llego al hotel la noche anterior, me informan de que están casi completos y que deben alojarme en una habitación más pequeña, pero que mañana me la cambian. Yo les digo que no es necesario, a no ser que me aseguren que me cambian a la del monomando del revés, como no me lo garantizan les digo que no se preocupen, me quedo los tres días en la pequeña, no espero visitas y llega bien el wifi, pues ya está. Parece que ha llegado la noticia de que ya estoy aquí, a oídos de gente sin sentido de la medida y con infinitas ganas de libertinaje. Contesto a los mensajes dando mi negativa a salir del cuarto mientras monto una barricada en la puerta con todo lo que encuentro.

Ya en la mañana del viernes vamos a rodar una secuencia en la misma productora. Es la única que tengo en los platós que los carpinteros se han currado en el ático del palacio, impresionante trabajo el suyo, rematado muy bien por el equipo de arte.

Grabo con Sor Helena, varios actores figurantes y Boris, escritor judío al que ésta salvó de las garras nazis. Este intelectual, judío y ateo, quedó impresionado por la humanidad y valentía de esta hija de la caridad, podemos comprobarlo hoy en los escritos que dejó. Un placer rodar esta bonita e histórica secuencia muy bien interpretada por este actor.

Cuando acabo de comer me encuentro a otros compañeros que estaban libres alargando el vermut. Les acompaño con un chupito y me bajo al hotel acompañado por Sor Luisa. Se me agarra del brazo, me cuenta lo feliz que es a un día de cumplir sus 66 años, por el día que hace, por lo bonito que es éste pueblo, por conocer compañeros nuevos…y le da gracias a la vida. Me dice que no desperdicie ni un segundo de mi existencia y que la disfrute…”pues menudo soy yo…cómo que hay que animarme”. Pasamos por un túnel de la muralla, se arranca a cantar con su voz grave y me pone los bellos de punta. Acaba y me dice que ahora me toca a mí. Yo que no y ella que sí. Yo suplicando y ella inamovible. Y al final canté, claro. Con lo que bien que iba el día…

Y hablando de secuencias históricas, la de la noche no lo es menos. El general Giraud fue clave en el desenlace de la II Guerra Mundial, y él se encomendó a esta Red de Libertad. El general es interpretado por un extraordinario actor palentino (Dueñas) al que admiro desde que yo era un crío. Comparto escena con él y con Roger, en medio del bosque, al lado de un arroyo. Por problemas técnicos toca esperar más de la cuenta, pero desde aquellos días en Almeida no he vuelto a sentir frío en ningún sitio. Es un disfrute entenderse tan bien con el equipo técnico.

A veces en el audiovisual la comunicación entre equipo técnico y artístico no fluye, y es porque no nos damos cuenta de que no son equipos diferentes. He de decir que en este rodaje, cómo siempre en esta productora, tanto los de fotografía como los de sonido me han ayudado, arropado, protegido y hecho crecer. Gracias.

DÍA 7.1.

Aprovechando el día libre, me voy con Othon, la compi de Maquillaje, Sor Helena, el director y Giraud a comer un bacalao a Almeida. Sí, hemos vuelto. No podíamos llevarnos ese recuerdo de frío y de tan bonito pueblo portugués. El “dire” nos invita y nos hace una visita guiada. Un día fantástico y agradable antes de encarar mi última sesión.

DÍA 8

A por la última. A priori complicada. Muchos actores, parece una junta vecinal. En el plan de rodaje se han programado tres horas para rodarla. Coincido por primera vez con Normand, que me cae muy mal en la ficción y muy bien en la vida.

Al final no es para tanto, nos lo pasamos en grande, lo duro es terminar y saber que no vas a volver a calarte la boina de Caja de Clavos. Queda el consuelo, cómo escribió por aquí Othon, de que el personaje siempre estará ahí, en la peli, nosotros envejeceremos y nos iremos pero ellos siempre estarán ahí. Para los que todas las semanas vivimos del directo y lo efímero no es mal consuelo.

En la comida una compañera me pregunta algo que nunca sé responder: ¿Por qué eres actor? Tengo muchas respuestas y a la vez ninguna. Me gusta pensar que somos como los piratas, lo que nos motiva no es tener el tesoro y retirarnos con él. Lo que anhelamos es tener el mapa para buscarlo.

Hasta pronto, nos encontraremos contando alguna historia. Siempre hay una historia que contar.

Os quiero.

 

 

 

 

Contracorriente ProduccionesCaja de Clavos, última entrega

1 comment

Join the conversation
  • Assumpta Serna - 24 abril, 2017

    Mi querido Caja de Clavos. Con mucha nostalgia de ese granizo, de esas conversaciones interrumpidas por la palabra: Acción!, de esas risas y de esos ojos que estaban siempre ahí para leerme.
    Qué bien que hayas escrito y que lo hagas tan bien. Recuérdame que vaya a verte cuando trabajes solo. Quiero acompañarte. Sigue comunicando!!


Comments are closed.