Raúl Escudero y su paso por `Red de Libertad´

Me siento a escribir estas líneas para nuestro Diario de Rodaje y la primera duda que se me viene a la cabeza es si voy a hacerlo en calidad de actor o como miembro del equipo de c0asting. Paradójicamente, ello provoca que mi mente se distraiga de la duda y en ella se quede retumbando esta palabra que acabo de traer a colación. Para mí nuestra profesión es, sobre todo, eso: Equipo.

Independientemente de la labor específica que haya de desarrollar cada persona perteneciente al mismo, el objetivo debe ser común. Es fundamental que el destino general prevalezca sobre el individual para que nuestra nave pueda llegar a buen puerto. El rigor y la generosidad en nuestras respectivas labores son indispensables para ello y son lo que conforma un equipo.

En cualquier producción confluimos gente de todo tipo, con diferentes maneras de ser, distintos caminos recorridos hasta llegar a ese punto en el que nos encontramos para crear algo común y con dispares puntos de vista. En “Red de Libertad” también, claro está. Personas de acá y de allá se unen para caminar en una misma dirección.

Por suerte, llevo ya unos cuantos años viniendo a Ciudad Rodrigo, a casa de Contracorriente Producciones, a trabajar en variados proyectos capitaneados por Pablo Moreno y a encontrarme a lo largo de todo este tiempo con multitud de personas, algunas a las que ya conocía y otras, bellos descubrimientos, con las cuales, gracias a su generosidad y su rigor, he ido sintiéndome parte de un equipo. ¿Técnico? ¿Artístico? ¿Acaso es necesario colocar etiquetas? ¡Equipo! Así, sin más.

Cualquiera que me conozca sabe cuánto disfruto con mi oficio.
En “Red de Libertad”, por un lado, doy vida al Oficial Intérprete, un personaje fantástico. Tengo que dar las gracias a Pablo por regalármelo. He de decir que me lo he pasado en grande jugando con el personaje, desde las primeras conversaciones con Pablo acerca de cómo veíamos cada uno a este señor, hasta el momento de vivirlo junto con el resto de actores y sus personajes delante de las cámaras. Es un placer mirar a los ojos y recibir tanto y tan bueno a la hora de interpretar de grandes actrices y actores con los que he compartido secuencia en esta película: Assumpta Serna, Carlos Cañas, Antonio Reyes, Juan Alberto López, Israel Criado, Silvia García, Pablo Santamaría, Ainhoa Aldanondo, Giulia Charm, José María Rueda, Jacobo Muñoz, Javier Bódalo, Daniel Gómez, Rodrigo Martín, Olga Mansilla y Popy Vegas. ¡Gracias!

Por otro lado, he formado parte del equipo de casting, otra labor con la que me lo he pasado muy bien durante el proceso de búsqueda y selección de los actores y actrices que han dado vida a los personajes que la componen y durante las oportunidades que he ido teniendo de verles en acción durante el rodaje. No os imagináis las ganas que tengo de ver el resultado final en pantalla.
Además de los nombres que he citado arriba, el listado lo completan Pablo Viña, Luisa Gavasa, Juan Lombardero, Marian Arahuetes, Denis Rafter, Carlos Pinedo, Gabriel Latorre, Marta Romero, Roberto Chapu, Javier Bermejo, Lorena Berdún, H. Alito Rodgers, Xiqui Rodríguez, Antonio Ramos, Emilio Linder, Gladys Balaguer, Jerónimo Salas, Fran Calvo, Álex Tormo, Chema Moro, Bárbara Rodríguez, Alberto Hernández, Beatrice Fulconis, Luis Heras y los peques Lucas, Samuel e Irene.
¡Enhorabuena a todo el reparto y gracias por vuestro buen hacer! Me quedo con ganas de haber compartido planos.

Entenderéis que haya nombrado a las actrices y actores que conforman el reparto, ya que es la parte que entronca directamente con mis dos tareas dentro de la producción. Pero también está la parte, digamos, más técnica de la misma: Dirección, Fotografía, Figuración, Maquillaje y Peluquería, Sonido, Producción, Arte, Atrezzo, Construcción, Vestuario, Comunicación… Departamentos cargados de personas sin las cuales esto no iría hacia adelante y el equipo estaría cojo. ¡Gracias, compañer@s!
Como he dicho antes, cualquiera que me conozca sabe cuánto disfruto con mi oficio. Con la parte de trabajo activa, por supuesto, pero también con todos esos momentos que otra persona podría no considerarlos como tal: charlas cómplices en los tiempos de espera entre toma y toma, un chiste con l@s de “Foto”, excursiones a un pueblo para ver rodar a compañer@s, futbolín entre gritos de emoción, conversaciones sobre el sentido del arte, celebración de un cumpleaños, o de dos, o de tres, reencuentros, encuentros, un masajito facial al desmaquillar, anécdotas y bromas en los tiempos de comida, un “psst, psst”, un guiño, un beso y un ruido raro de garganta… Tantas y tantas cosas que ocurren a lo largo de tantas y tantas horas compartidas y que, para mí, contribuyen a generar esa confianza tan valiosa.
Por todo esto disfruto en Rodriwood. Por esto y porque, desde hace unos añitos, hacer cine aquí me regaló el poder compartir proyectos, equipo y vida con una de las personas más rigurosas y generosas que conozco.
¡Gracias, Equipo!

Contracorriente ProduccionesRaúl Escudero y su paso por `Red de Libertad´

1 comment

Join the conversation
  • Assumpta Serna - 24 abril, 2017

    Toda la razón, Raúl. Que la vida nos de muchos momentos para compartir. Pero intentemos forzar un poco la mano de este Dios que es el destino. Un abrazo cómplice, lleno de cariño.


Comments are closed.